Sáb02242018

Last updateJue, 22 Feb 2018 2pm

Back Está aquí: Home Deportes Fútbol River se reencontró con la gloria en primera división después de seis años

River se reencontró con la gloria en primera división después de seis años

Los goles del flamante campeón fueron anotados por Fernando Cavenaghi (12’ y 70’), Gabriel Mercado (27’), Cristian Ledesma (62’) y el atacante colombiano Teófilo Gutiérrez (88’).

Tres años después de su histórico descenso a la segunda división, River Plate celebró un campeonato con sabor a desahogo para sus hinchas, que tras un largo viaje desde “el infierno” vuelven a sentirse en lo más alto del fútbol argentino. El millonario, de la mano de Ramón Díaz, se reencontró con la gloria tras golear a Quilmes en el Monumental por 5-0, en partido válido por la 19ª y última fecha del torneo Final. Y volvió a dar la vuelta olímpica, la número 35 de su historia, tras seis años.
Los goles del flamante campeón fueron anotados por el delantero Fernando Cavenaghi (12’ y 70’), el defensor Gabriel Mercado (27’), el volante Cristian Ledesma (62’) y el atacante colombiano Teófilo Gutiérrez (88’).
De arranque se vio la diferencia entre un equipo que salió a buscar un triunfo que lo consagre campeón, y otro que salió a la cancha sin la presión de jugar por la permanencia.
El nuevo campeón avisó a los 8’, con un remate de media distancia de Ledesma, tras una buena jugada colectiva por la banda izquierda. Y a los 12’, Cavenaghi no perdonó. Abrió la cuenta luego de aprovechar un rebote que dio el arquero Walter Benítez, tras el remate de cabeza del volante Carlos Carbonero.
De ahí en más, fue todo del local, para delirio de su gente que elevó banderas y globos de color rojo y blanco para palpitar un nuevo campeonato.
A los 27’, la fiesta se agrandó con el tanto de Mercado, quien estuvo atento ante otra floja intervención del guardametas.
Con el 2-0 a favor, River fue por más ante un Cervecero que estaba retraído en el campo, y estuvo a punto de estirar la ventaja pero falló en la definición.
En el complemento, el millonario continuó como dueño de la pelota, mientras que Quilmes no ofreció resistencia.
La frutilla del postre corrió por cuenta de Ledesma, quien desde media distancia, con pierna derecha, sacó un remate fuerte, alto y preciso, que se introdujo en el ángulo izquierdo superior de Benítez. Todo el plantel, hasta Barovero, fueron a saludar al Lobo, que también recibió el reconocimiento de los hinchas.
Luego, a los 70’, Cavenaghi quedó cara a cara con Benítez, tras pase de Lanzini, y anotó su segundo tanto en la noche y el octavo en el certamen.
La gente, al grito ¡Dale Campeón!, acompañó la fiesta que se vivía en el campo de juego. El quinto tanto, de Teo Gutiérrez, llegó cuando la fiesta ya estaba desatada.
Con autoridad y decisión, River planificó una goleada que le dio otro campeonato, basado en una muy buena campaña como local (ante Quilmes ganó el octavo partido seguido) y victorias importantes como visitante, pocas pero vitales ante Boca (12ª fecha) y Argentinos Juniors (18ª).
El elenco de Núñez fue un justo campeón, al cual no le sobró mucho, pero le alcanzó con el aporte goleador de Cavenaghi, los tantos y el despliegue de Carbonero, las fugaces apariciones de Teófilo Gutiérrez y la creación de Lanzini.
A eso vale agregar el auxilio del arquero Leandro Chichizola en reemplazo del lesionado Barovero (atajó dos penales: Estudiantes y Racing), y el trabajo en silencio de Maidana, Alvarez Balanta, Ledesma y Rojas, entre otros.
River volvió a imponer su estilo, su nombre, alejado de los escándalos deportivos e institucionales de gestiones anteriores y apuntará a mantener ese prestigio que supo ganar en 113 años de historia.